domingo, 13 de marzo de 2011

Las promesas que un día nos hicimos...

Las promesas que un día nos hicimos
Cayeron
               l
                 e
                    n
                        t
                          a
                              m
                                   e
                                       n
                                           t
                                             e             
                                                                                                                  
como los viejos propósitos de enmienda,
como las hojas muertas en las que escribimos
nuestras locuras y nuestros sueños.
Y después de meses de pesadillas,
intentando olvidar el daño que nos regalamos,
aquel verano en que todo perdió el sentido,
consigo volver a mirarme en el espejo,
sin las luces que deslumbraban mi voluntad,
sin tener que luchar contra mis principios.
Sin ti.

Aunque me hayas quitado la vida,
vendiéndome sueños imposibles,
tu tiempo ha terminado,
ahora soy algo más fuerte,
he superado las fronteras que me tendías,
y por fin vuelvo a ser libre,
como un viajero que no teme a los idiomas,
que no entiende de territorios prohibidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada